Pbro. J. Alejandro Lagunas Guadarrama

Usted que se va a dar tiempo de leer este sencillo artículo, le comento: En su vida hay aspectos que considera de gran importancia sobre otros. Por la sencilla razón de saber dar a unos y a otros el valor que en sí mismos tienen. ¿QUÉ VALOR TIENE LA CELEBRACIÓN DE LA SEMANA SANTA PARA USTED? Independientemente que coincida en ser tiempo de vacaciones, hay un valor altísimo que la distingue de cualquier otra semana, la fe en nuestro Señor Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre que, aceptando vivir entre nosotros, obedeciendo a Dios Padre, ofrenda su vida hasta la muerte y resucita a la vida gloriosa. CELEBRAR ESTE MEMORIAL ES LA ESENCIA DE LA SEMANA SANTA

Somos la Iglesia del Señor, y se nos sugiere, desde sus inicios celebrar de la manera más intensa posible el sentido trascendente de nuestra salvación. Lo que hacemos cada Semana Santa. Por ello, los mismos 4 evangelistas coinciden en narrar desde sus comunidades respectivas el memorial de la pasión, muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo, en cada uno de los evangelios.

Celebrar, quiere decir, hacer presente, actualizar los efectos salvíficos del Misterio Pascual de nuestra fe. Efectos que no dependen de nosotros, sino que, independientemente de cada uno de nosotros, al actualizarlos, estamos recibiendo los beneficios que el sacrificio de nuestro Señor Jesús ofreció, ofrece y ofrecerá por todos y cada uno de nosotros.

Paralelamente a la celebración litúrgica, en muchas de nuestras comunidades se llevan a cabo representaciones de la Pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo. Siendo algunas verdaderamente dignas del significado que en sí llevan; en cambio muchas otras se quedan en el intento de lo que significa la vida de nuestro Señor.

Es por eso que les invito a saber elegir, de qué manera desea usted y su familia celebrar esta Semana Santa 2018? ¿Cómo considera que podrá inculcar de mejor manera la fe en cada uno de sus hijos? Cierto que dando tiempo a ambas posibilidades se podría alcanzar lo que se desea, sin embargo para alcanzar una fe sólida, se pide que haya celebraciones sólidas, que nos ayuden a alcanzar el objetivo: ACTUALIZAR CELEBRANDO EL MISTERIO DE NUESTRA SALVACIÓN.

Y no sólo ser espectadores de algo que posiblemente quede en nuestra memoria, pero que pierda la solidez del compromiso de fe a la que estoy llamado a realizar.

La Iglesia universal está preparándose para la celebración 2018 de la Semana Santa. Todos los bautizados somos Ia Iglesia del Señor, y como Iglesia hagamos posible ACTUALIZAR Y RENOVAR nuestra fe. Cristo Jesús presente hoy en aquellos más necesitados y pobres, en aquellos que necesitan de nuestra ayuda y apoyo, aún sin pedirnos nada. El amor hacia ellos, surge de la fe, don de Dios que derrama copiosamente sobre aquellos que se la pidan, pero que crece en la medida en que con nuestras acciones de amor y de misericordia hacemos crecer. Porque no olvidemos que una fe sin obras es una fe muerta y como dice el refrán: “Obras son amores y no buenas razones”.

Cada Semana Santa, nuestra celebración nos ayuda a profundizar en nuestra fe en Jesús, Señor nuestro; fe en la capacidad de ir asimilando como Nuestro Señor Jesucristo que con el sufrimiento se aprende a obedecer al Padre y realizar su voluntad, así nosotros también lograr ese ideal de nuestra vida cristiana

Write a comment:

*

Your email address will not be published.